MOTOVIAJEROS.ES
Del Mediterráneo a las Alpujarras Del Mediterráneo a las Alpujarras
Del Mediterráneo a las Alpujarras La ruta que os propongo parte de Águilas, una preciosa localidad de la costa mediterránea murciana, famosa por sus... Del Mediterráneo a las Alpujarras

Del Mediterráneo a las Alpujarras

La ruta que os propongo parte de Águilas, una preciosa localidad de la costa mediterránea murciana, famosa por sus carnavales y sus bonitas playas. Y termina en Granada, la ciudad Nazarí, una de las más emblemáticas e históricas de Andalucía. Nuestra carretera de inicio será la RM-333.


Tomamos rumbo hacia San Juan de los Terreros que se convierte en la A-332 una vez entremos en la provincia de Almería.
Después de un par de rotondas entramos en materia. Una excelente combinación de asfalto y suaves curvas muy divertidas nos esperan en la A-7107, a nuestra izquierda durante todo el trayecto tendremos unas impresionantes vistas a los acantilados que golpeados por el mar Mediterráneo nos regalan un excelente inicio de ruta.

Esta combinación de curvas, calas, acantilados y ese fondo azul, nos llevan a los pueblos icono de la costa almeriense, Villaricos, Vera, Garrucha y Mojácar. Aquí recomiendo visitar Mojácar pueblo (uno de los pueblos más bonitos de España) aunque todos ellos son preciosos y con un gran atractivo turístico en cualquier época del año.

Tomamos rumbo a Carboneras por la AL-5107, este tramo nos cautivará. El mirador de la Granatilla es de obligada parada. A lo largo de esta carretera tendremos siempre unas espectaculares vistas y un sin fin de playas, siendo para mí la mejor La playa de los Muertos, con su arena blanca y aguas cristalinas, a la cual solamente podemos llegar caminando por un sendero. Desde su mirador tendremos una amplia panorámica. El entorno de esta parte del parque natural Cabo de Gata-Níjar te dejará enamorado de las costas almerienses Salimos en dirección Agua Amarga, tras atravesar este precioso y blanco pueblo buscamos la carretera N-341 hasta la A-1103 y A1102 respectivamente y nos ponemos rumbo a los Molinos del Río Aguas, aquí empezará nuevamente la diversión, una carretera llena de curvas, parajes desérticos, oasis y cuevas, una combinación perfecta para una ruta más que satisfactoria.

Recomiendo visitar Sorbas, un pequeño pueblo de casas blancas y de cultura alfarera, que con sus casas colgantes asomadas al desfiladero, te conquistarán. Un poco antes de este pueblo está el desvío al corazón de la sierra de los Filabres, por la A-1101, un grandioso recorrido colmado de curvas, panorámicas de ensueño y pueblos con mucho encanto. La ALP-813 y la ALP-8114 nos llevarán hasta Zurgena y la Alfoquia, este tramo hará inolvidable el recorrido por la serranía almeriense. Aquí tomamos la carretera A-334 y por un recorrido rápido nos dirigimos a Olula del Río, la carretera A-349 nos lleva por un divertido trazado. El negro elemento está en unas condiciones estupendas, la sierra de los Filabres continúa obsequiándonos sus mejores vistas tras atravesar Macael y sus explotaciones de mármol.

Este tramo es uno de los que más disfruto cuando hago esta ruta. El asfalto permite moverse con alegría y el paisaje es espectacular. Este conjunto convierte a este tramo en un paraíso para los amantes de las dos ruedas, digno de repetirse. Cuando hayamos coronado lo más alto de este puerto, empieza el descenso, las vistas al desierto de Tabernas y a la Sierra Alamilla son simplemente extraordinarias. La carretera se torna más recta, dándonos un leve descanso para lo que se viene a continuación.
Tomamos el desvío a la carretera Al-3102 que nos llevará a disfrutar del tramo que supuso uno de los retos de la vuelta ciclista España en el 2009 y en 2017. Estoy hablando de la subida que va desde Velefique, un pequeño pueblo blanco y de calles estrechas, hasta lo alto de su puerto a 1820m de altitud. Su desnivel en la ascensión, sus cerradas curvas, un trazado estrechísimo en sus 15 km y unas vistas preciosas te harán disfrutar de un magnífico recorrido. Al iniciar este tramo las curvas suavemente empiezan a sorprenderte, el vaivén te permite deslizarte a buen ritmo. A medida que subes un color negro grisáceo de la roca pizarra que destella uno tono azul oscuro por los rayos del sol, se apodera del paisaje.

Al llegar a la mitad del recorrido en un tramo más cerrado y serpenteante, el verde de los pinos le da un toque algo mágico y lo convierte en un sitio único y genuino. Un poco antes de llegar a lo alto del puerto, a la derecha está el mirador El Pedregal desde el cual podemos disfrutar de unas esplendidas vistas del valle y el trazado de curvas, la estampa perfecta de un recuerdo que será imposible de borrar.

Tomamos dirección Bacares, al empezar la bajada a la derecha tendremos un pequeño camino que nos llevará hasta la Tetica de Bacares. En lo alto hay un mirador que nos ofrece unas bonitas panorámicas de toda la zona. Bajamos al pueblo por su revirado trazado. Tras cruzarlo, nos adentraremos en la sierra por la carretera de su izquierda, la AL-5407 y a continuación la A-1178. Pinos y encinas nos acompañaran con su sombra a través de un serpenteante recorrido hasta el observatorio de Calar Alto. En la cima sus cúpulas blancas nos dicen que hemos llegado al punto más alto de la sierra, que con sus 2168m. de altitud nos regala unas vistas que quitan el aliento acompañado de un aire bastante fresco en verano y que en invierno nos congela hasta los huesos.

Tomamos nuevamente la misma carretera y en el cruce nos dirigimos hacia Gergal. Enlazando una tras otra las curvas de perfecto asfalto seguimos alimentando nuestras retinas de verdes paisajes y vistas sublimes. Llegamos hasta el desierto de Tabernas, la zona desértica más al sur del continente europeo y un magnífico escenario conocido mundialmente gracias a las muchas películas western que aquí se filmaron. Aquí se encuentran el parque temático Oasis Minihollywood, y el Fort Bravo/Texas Hollywood un poblado ambientado en el viejo oeste, donde se siguen filmando videoclips, anuncios y algún que otro rodaje nacional e internacional.

Buscaremos la A-348 y nos encaminamos hacia Las Alpujarras. Pueblos preciosos acompañaran nuestro recorrido, Alhama de Almería, Padul, Laujar de Andarax etc. Pero yo recomiendo visitar Ohanes, el primer pueblo ecológico de España, que con su revirado puerto, hará las delicias de los amantes de las dos ruedas. En esta zona hay muchas carreteras secundarias y comarcales que se irán uniendo entre sí en todo el recorrido y dependerá de la prisa que tengamos o si queremos perdernos un poco por estos parajes. Yo me quedaría con la segunda opción. El parque nacional de Sierra Nevada nos da la bienvenida, entramos en La Alpujarra Granadina, un valle de unos 70 kilómetros de longitud que se extiende a los pies de este espectacular macizo montañoso que ha sido reconocido internacionalmente como Reserva de la Biosfera. La carretera A-4132 no tiene desperdicio, el disfrute y diversión están totalmente asegurados.

Otra de las paradas obligadas es Trevélez. Pueblo más que de sobra conocido por sus populares jamones, en el cual un homenaje gastronómico no puede faltar. Tomamos la misma carretera rumbo a tres de los pueblos más bonitos de España, Pampaneira, Bubión y Capileira.

Se encuentran situados muy cerca uno del otro y salpicados de espectaculares paisajes. Estos pueblos blancos de legado bereber, se encuentran en el Barranco de Poqueira, que desciende desde el pico Veleta de Sierra Nevada y se pierde en el valle. Los tres han sido declarados Conjunto Histórico Artístico, han mantenido el aspecto bereber en la arquitectura de sus casas y calles. Espectaculares rincones miremos por donde miremos, un lugar encantador que invita a quedarse haciendo honor a su lema, “viajero quédate a vivir con nosotros”. Capilerira, es el pueblo más alto de los tres, su predominante blanco te envuelve. En pleno corazón de la Alpujarra.

Continuamos al Norte donde termina la carretera de asfalto, hay un pequeño escampado a la derecha, aquí las vistas del pico Veleta y el Mulhacén son espectaculares. Podemos continuar por la pista hasta que encontraremos la señal de prohibido el paso, muy cerca del macizo nevado de este parque nacional. Volvemos sobre nuestros pasos y tomamos la carretera A-348, una sucesión de ligeras curvas que en todo momento nos regalan unas fabulosas vistas. Su vaivén nos lleva a cruzar preciosos poblados, valles, puentes y ríos hasta llegar a Lanjarón, pueblo de sobra conocido por sus manantiales y turismo de salud y bienestar.

Después de esta parada nos dirigimos al pantano de Béznar, cerrando con sus vistas el recorrido por las Alpujarras para encaminarnos por la A- 44 o la N- 323 hacia Granada, nuestro fin de ruta. Poco puedo decir que no se haya dicho ya de esta histórica ciudad. Su patrimonio, su cultura, su gente y su gastronomía, son algunos de los ingredientes que la hacen famosa. Pienso que es la ciudad ideal para terminar esta ruta y por eso concluiremos con las mejores vistas que podemos tener desde el mirador de San Nicolás, en pleno corazón del Albayzin.

Esta ruta nos permitirá disfrutar de unas divertidas carreteras y contemplar algunos de los rincones más hermosos de toda la península.

 

Texto y fotos: Darwin Jaramillo

Compartir

Quique Arenas

Director de Motoviajeros, durante más de 25 años, en sus viajes por España, Europa y Sudamérica acumula miles de kilómetros e infinidad de vivencias en moto. Primer socio de honor de la Asociación Española de Mototurismo (AEMOTUR), embajador de Ruralka on Road y The Silent Route. Autor del libro 'Amazigh, en moto hasta el desierto' (Ed. Celya, 2016) // Ver libro

No hay comentarios hasta el momento.

Ser primero en dejar comentarios a continuación.

Deja un comentario

CLOSE
CLOSE