1.250 millas a través de Gales 1.250 millas a través de Gales
“Resfeber”… ritmo acelerado del corazón que siente el viajero antes de irse de viaje, cuando le invade una mezcla de emoción y estrés. ¿Qué... 1.250 millas a través de Gales

Gales en moto: Llanfair P.G

“Resfeber”… ritmo acelerado del corazón que siente el viajero antes de irse de viaje, cuando le invade una mezcla de emoción y estrés.

¿Qué hay tras las brumas, el culto a la naturaleza, los ecopacifistas druidas y bardos y por supuesto las leyendas del mundo celta? Sea como fuere un océano impregna su carácter, sus cruentas luchas políticas han marcado su pasado y su lírica y música pueden servir para agrupar en los confines atlánticos a diversos territorios como “celtas”: Irlanda, Escocia, Cornualles, Bretaña, Normandía, Galicia, isla de Man, Asturias y… Gales.

Gales, ese pequeño país que vive en un saliente rocoso al oeste de Europa. Una tierra que siempre permanece fiel a sí misma, de extraordinaria belleza, de buena gente y de gran hospitalidad… como alabó Barack Obama.

Parque Nacional de Brecon Beacons

Gales en moto

Este viaje lo hice con mi buen amigo Juan Recio, un auténtico espíritu celta. Compañero incansable, inquieto, que se levanta con el alba y a veces un poco antes, aventurero seductor y disfrutón. Volvimos a juntarnos después de 10 años de nuestras aventuras por Bolivia y Senegal. Durante este tiempo cada uno ha seguido viajando en moto, unas veces con nuestras parejas o con amigos y otras solos, como cuando en años diferentes alcanzamos en solitario las islas Shetland. Llegar hasta esas lejanas islas viajando solos y con nuestra moto ha significado mucho para ambos. Realizar ese viaje sirvió para llenarnos de aventura pero también para ponernos en orden, para reencontrarnos con nuestros sentimientos y para apreciar lo que realmente era importante en nuestras vidas.

Viajar a Gales juntos ha sido muy diferente a otras aventuras que hemos compartido, quizás la magia del mundo celta quiso volver a unir a dos buenos amigos y construimos un viaje intenso con muchas horas de moto cada día para descubrir y recorrer lugares únicos de este viejo y orgulloso país.

Gales tiene la mitad de tamaño que los Países Bajos, unos 270 kilómetros de norte a sur y unos 85 kilómetros de este a oeste. ¿Dónde ir?

Sammy Miller Museum

Puedes elegir cualquier criterio para trazar tu ruta, es tu viaje, tu aventura. A mí me gusta poner un nombre propio al viaje y así el recorrido es como un guión que vas enriqueciendo según avanza la historia pero siempre tienes que dejar que lo inesperado del viaje te sorprenda como, por ejemplo, la visita al Motorcycle Museum de Sammy Miller en el sur de Inglaterra, donde pudimos conocer y charlar un rato con esta leyenda viva del motociclismo inglés.

Si queríamos grandes paisajes y agradables escenarios teníamos que conducir por sus carreteras más especiales: Abergwesyn Pass, Elan Valley and Cwmystwyth, Gospel Pass, Marine Drive y Wye Valley.

Barafundle Bay

No podían faltar sus costas y sus playas como Barafundle Bay, Port Oer (Whistling Sands), Rhossili Bay, Tresalth y, por último, Ynyslas.

Sus Parques Nacionales como el de Brecon Beacons que nos brindó la primera ocasión de conocer el medio natural de Gales, o el Parque Nacional de Snowdonia, coronado por el pico Snowdon, que con sus 1.085 metros es la cúspide de Gales.

Gales es tierra de poetas, por lo que la visita a Hay-on-Wye y la referencia a Dylan Thomas, el poeta inglés “más difícil del siglo XX pero también el más querido” son obligadas. Hay-on-Wye es el pueblo donde casi solo hay librerías y libros usados por todas partes.

Hye-on-Wye

También es tierra de imponentes castillos medievales como el Carreg Cennen Castle, la ruina más romántica de Gales. Fue construido en su temible ubicación en 1248 aunque dicen que Sir Urien, uno de los caballeros del rey Arturo, construyó una fortaleza en este lugar mucho antes. El impresionante castillo de Caernarfon construido en el siglo XIII y curtido en muchas batallas. No sin polémica nacionalista, en 1969 Carlos de Inglaterra fue investido aquí como heredero de la corona y Príncipe de Gales.

Gales en moto: Strumble Head

Y es el país de las leyendas. Y según la leyenda, en Carmarthen nació Merlín; o como la de los fantasmas del castillo Gwydir, en el valle de Conwy uno de los lugares embrujados más famosos o la del propio Arturo hijo de Uther Pendragón, rey de Gran Bretaña…

El corazón espiritual de Gales está en la impresionante St. Davids Cathedral, en el extremo más al oeste del país. A partir de aquí subiendo en dirección a Cardigan se descubren pueblos costeros y faros como el de Strumble Head, el promontorio donde se alza es simplemente encantador. Estamos en el Parque Nacional de Pembrokeshire Coast.

Gales en moto: St. Davids

Llegados hasta aquí debo hacer una sincera confesión. Juan Recio y yo creo que padecemos el síndrome de “wanderlust”, es decir, el deseo de viajar, la pasión por los viajes en moto, que no es irse de vacaciones sino la necesidad de viajar para descubrir nuevos lugares y diferentes culturas. Y ¿a qué viene esto? Solo os doy una pista, si viajáis a Gales tenéis que recorrer la península de Llyn y, si es posible, dormir en Aberdaron… ”the end of the land”. Si llegáis hasta allí lo entenderéis.

En Gales está la mayor isla de Inglaterra, Anglesey, a la que se accede por un puente colgante. Los antiguos celtas la consideraban sagrada. Y en Anglesey hay que ir a ver Llanfair P.G. (Llanfairpwllgwyngyllgogerychwymdrobwlllantysiliogogoch) el topónimo más largo del mundo, impronunciable y cuyo significado es un trabalenguas (iglesia de Santa María en el hueco del avellano cerca de un torbellino rápido y la iglesia de San Tisilio cerca de la gruta roja). De esta forma el pueblo, desde 1860, tiene el nombre más largo de una estación ferroviaria de Gran Bretaña.

El lugar más adecuado para una foto es bajo el cartel de la estación.

Y no muy lejos, hacia el oeste en un fantástico “borde del mundo”, aparece el dramático faro de South Stack, construido en 1809.

Gales en moto: Cardigan

Seguro que a muchos os suena el nombre de Lewis Carroll, pero si menciono ‘Alicia en el País de las Maravillas’ ya no hay duda. Pues Alicia vivió en Great Ormes Head, un cabo metido en el mar al que se accede desde la población de Llandudno, una gentil ciudad balneario que se extiende lánguidamente alrededor de la bahía debajo del antiguo promontorio rocoso del cabo. Estáis a punto de recorrer una de las carreteras galesas por las que hay que conducir en moto, la Marine Drive.

Y a partir de aquí un regreso de lujo atravesando el Parque Nacional de Snowdonia. En galés se denomina Eryri (eryr: “águila” o también “tierras altas”). La etimología del nombre parece decirlo todo sobre este territorio septentrional y húmedo. Bajamos desde Conwy hasta Dolgellau atravesando el parque. Paisajes de vértigo y suaves colinas, cumbres sin rastro de vegetación, bosques de hayas, robles, castaños, avellanos o abetos en el fondo de sus valles. Las montañas galesas no son muy altas pero la latitud a la que se encuentran es suficiente para que en invierno caigan buenas nevadas. El paraíso de los senderistas y para ir en moto.

Gales en moto: Parque Nacional de Snowdonia

Seguro que en alguna guía de Gales encuentras esta referencia: “la dulzura de su paisaje”… pero si circulas buscando sus carreteras más escondidas, como hicimos nosotros, te sorprenderán sus trazados estrechos y sinuosos, sus imposibles cambios de rasante y en especial sus respetables pendientes. Recorriendo las Cadair Idris, tuvimos ocasión de comprobarlo, recuerdo una temible bajada con una pendiente tal que si me descuido llego yo antes al final del camino que mi moto. Cadair Idris está cerca de la población de Dolgellau, en el extremo sur del Parque Nacional de Snowdonia. Es uno de los parajes más bonitos que he visto en mi vida.

Gales en moto: Golden Pass

Fue nuestro último día en Gales. El ferry de vuelta a España partía de Portsmouth a las 23:00 así que todavía teníamos tiempo de “perdernos” por esas carreteras galesas que merece la pena descubrir y recorrer: Elan Valley, Abergw Pass…

El territorio celta forma un mundo único pero permite viajes muy dispares. La presencia del Atlántico, unas raíces antiguas y profundas y una música convertida en identidad colectiva son sus puntos de unión. Y para los que padecemos el “síndrome wanderlust” es un poderoso imán para zambullirnos en otra realidad que aparece como baluarte de tradición y autenticidad en una Europa decidida a destrozar sus costumbres y territorios en aras del bienestar económico. Y todo esto sin necesidad de cambiar de continente.

Gales en moto: Kidwelly

DATOS PRÁCTICOS
Hemos invertido 9 días de viaje y unos 1100€/persona (todo incluido). Dice un conocido mío que el viaje perfecto debe tener un gasto de 100€/día… casi lo conseguimos.

Ferry Bilbao-Portsmouth-Bilbao. Elegimos esta ruta por la comodidad de los horarios que nos permitía aprovechar muy bien los días. Consultar: www.brittanyferries.com

Alojamientos reservados tipo bed and breakfast. Nuestra costumbre es desayunar fuerte temprano, tomar algo ligero a media mañana y una vez en el pueblo donde dormiremos buscar un sitio para hacer una buena cena. Primero trazamos el recorrido y luego buscamos los alojamientos. Consultar: www.booking.com o www.visitwales.com

La ruta depende de ti. Te he dejado unos cuantos nombres y referencias pero coge un mapa, lo despliegas y sueña por dónde quieres ir. Te servirá de mucha ayuda: www.thewalesway.com

Nuestro recorrido por Gales fue de unos 2.200 km. El consumo de las motos estuvo alrededor de los 5 litros/100 km, con un precio medio de la gasolina de 1,5 €

Gales en moto: Aberdaron

Guías y mapas: The Rough Guide to Wales. Europa en Moto de Anaya Touring Club. Mapa Southern England, Wales 1:400.000 Editorial Reise.

El gasto total dependerá del “nivel” de viaje que te plantees. Nosotros solemos ser austeros porque lo que queremos es viajar en moto pero siempre buscamos que un alojamiento y la cena de un día sean un poco especiales. El bed and breakfast de Dolgellau cumplió este requisito y para la cena descubrimos un restaurante en el pueblo que lo regentaba uno de Bilbao…”déjate sorprender por lo inesperado del viaje”.

AGRADECIMIENTOS
En primer lugar a nuestras familias que nos animan y apoyan a viajar y son la razón para regresar.

Y en segundo lugar a nuestros talleres de confianza: JAVI ROALES para “Alma” la BMW 1150GS de Juan Recio y ANGEL MARTÍNEZ y todo el equipo de MOTOS ULLA para mi 1200RT. Las dos bóxer han rodado perfectas por tierras galesas.

Carmarthen: entrañable conversación

A todos los galeses que conversaron con nosotros y nos mostraron la amabilidad de este pueblo celta. Recuerdo una anciana hablando con Juan Recio en un momento muy entrañable o a un camionero que paró junto a mí su enorme tráiler para indicarme que mi compañero se había detenido al borde de la carretera y volviera a buscarle por si le ocurría algo. Cuando llegué Juan Recio estaba haciendo una foto a una casa, pero resultó una de esas instantáneas que sólo él sabe captar y se convierten en un recuerdo inolvidable.

A Quique Arenas por tener el valor de publicar este relato y a vosotros que si habéis llegado hasta aquí es señal de que lo habéis leído.

Texto: José Ramón Noguerol // Fotos: Juan Recio y José Ramón Noguerol

Compartir

Quique Arenas

Director de Motoviajeros, durante más de 25 años, en sus viajes por España, Europa y Sudamérica acumula miles de kilómetros e infinidad de vivencias en moto. Primer socio de honor de la Asociación Española de Mototurismo (AEMOTUR), embajador de Ruralka on Road y autor del libro 'Amazigh, en moto hasta el desierto' (Ed. Celya, 2016) // Ver libro

  • Larra

    26 marzo, 2020 #1 Author

    Muy, muy interesante el viaje.

    Responder

Deja un comentario

CLOSE
CLOSE