Lily, ¿la cámara definitiva para nuestras rutas? Lily, ¿la cámara definitiva para nuestras rutas?
FacebookTwitterWhatsAppEmailMasFacebookTwitterWhatsAppEmailMasLas action cam o cámaras de acción deportiva se implantaron hace años con gran éxito entre los miles de aficionados a los deportes de... Lily, ¿la cámara definitiva para nuestras rutas?

Las action cam o cámaras de acción deportiva se implantaron hace años con gran éxito entre los miles de aficionados a los deportes de acción y aventura. El colectivo motero no fue una excepción, y adoptó esta innovación tecnológica sin titubeos. Después, llegaron los drones, unos pequeños vehículos no tripulados convertidos en los aliados perfectos para realizar espectaculares tomas aéreas, si bien su precio continúa siendo muy elevado para el bolsillo de un usuario no profesional. Ahora llega Lily, un aparato revolucionario que no precisa de operador y que integra una cámara de grandes prestaciones. Además, su precio es verdaderamente ajustado. ¿No es demasiado tentador?

Muchos son los motoviajeros que realizan rutas y viajes en solitario. Para todos ellos, Lily parece sencillamente perfecto. Este dispositivo es capaz de “seguirnos” de manera autónoma, sin que sea necesario manejar al mismo tiempo ningún control sobre su vuelo. Mientras nos centramos en la conducción, Lily se ocupa de filmar (y también fotografiar) nuestros pasos. Se trata del primer drone/cámara que no requiere un operador en tiempo real. Es tan sencillo como lanzarlo en vertical y ponernos en marcha. Al finalizar, Lily se posa en nuestra mano. Parece ciencia ficción, pero es real, aquí tienes el vídeo.

Concebido para su utilización en espacios abiertos, este cuadricóptero se guía por medio de un sistema GPS que persigue de manera permanente a un dispositivo -similar a un gran reloj de pulsera- que debemos colocarnos en la muñeca (o en cualquier parte de la moto). Este localizador, protegido en una funda impermeable de 6×2 cm y 75 gr, almacena los sistemas de control y también un micrófono integrado, de manera que permite grabar sonido a nivel de tierra para combinarlo con la filmación de vídeo.

Lily, el drone para selfiesLa cámara es de 12 mpx y graba a 1080p y 60 fps (y 720p con 120 fotogramas para tomas de cámara lenta). Lily dispone de puerto SD, foco automático y una avanzada estabilización de imagen. Su peso no alcanza los 1,4 kilos y tiene un diámetro de 26 cm por 8 cm de alto, por lo que es posible transportarlo en cualquier maleta de la moto. Otro punto destacable es que Lily es resistente al agua. Eso sí, su capacidad de grabación es limitada en cuanto a tiempo, ya que su tiempo de vuelo es de 20 minutos, una de las grandes asignaturas pendientes de los drones. La batería, de Ion-Litio, se carga en dos horas.

Por otra parte, la altitud máxima que alcanza es de 15 metros y la mínima sobre el localizador 1,75 metros, con una distancia máxima longitudinal de 30 metros y una velocidad máxima de 40 km/h. Su precio en pre-reserva es de 499 dólares más 20 de gastos de envío; fuera de promoción de lanzamiento, su precio final será de 999 dólares. ¿Quién se apunta a ir preparando la próxima carta a los Reyes Magos?

+ info: https://www.lily.camera/

 

Quique Arenas

Director de Motoviajeros, durante más de 20 años, en sus viajes por España, Europa y Sudamérica acumula miles de kilómetros e infinidad de vivencias en moto. Primer socio de honor de la Asociación Española de Mototurismo (AEMOTUR), embajador de Ruralka on Road y autor del libro 'Amazigh, en moto hasta el desierto' (Ed. Celya, 2016) // Ver libro

Deja un comentario

CLOSE
CLOSE