Libros de viajes: Testimonios de quienes han estado allí Libros de viajes: Testimonios de quienes han estado allí
Un libro, como un viaje, se comienza con inquietud y se termina con melancolía” J. Vasconcelos Heterogeneidad, diversidad, pluralidad, complejidad y variedad son sinónimos... Libros de viajes: Testimonios de quienes han estado allí

Gema de los Reyes nos adentra en el universo de la literatura viajera.

Un libro, como un viaje, se comienza con inquietud y se termina con melancolía”
J. Vasconcelos

Heterogeneidad, diversidad, pluralidad, complejidad y variedad son sinónimos que utilizo frecuentemente para hablar sobre la mágica palabra “viajar”.

Numerosos son los alicientes que nos mueven a los amantes de las rutas largas e interminables, sinuosas y zigzagueantes, pero si hubiera que elegir algunos, tendería a decir que nos puede el gusto por el movimiento, la furia de la independencia, la posición por la improvisación, el culto a la libertad, el descubrimiento de lo desconocido y todo ello teniendo en cuenta que el viaje es una sucesión de imágenes y sensaciones donde sus molestias u obstáculos generan nuevas posibilidades, enfrentándonos al primer viajero que nos encontramos, que no es otro, que nosotros mismos.

“Son los obstáculos los que constituyen la sal de los viajes” Atilio Brilli

Por regla general, en la actualidad nuestros desplazamientos no son viajes de descubrimiento de nuevas tierras como sucedía en la antigüedad, recordemos a Ulises o a Marco Polo, grandes viajeros que salían de casa sin fecha de vuelta. Hoy en día pocos son los afortunados que pueden salir a recorrer el mundo sin mirar el calendario, la mayoría de nosotros salimos por un tiempo limitado, con lo cual, elegimos un destino sabiendo que sacrificamos otros.

Aún así, el viaje siempre es un descubrimiento, una aventura, una búsqueda y un encuentro donde tiene cabida lo inesperado y lo insospechado, de ahí, que para muchos de nosotros sea eso lo que le convierte en irresistible, embaucador, cautivador e incluso me atrevería a decir, necesario, ya que viajar no sólo es descubrir lo que el mundo contiene, sino también desvelar aspectos de la propia persona que se quedan escondidos en la cotidianidad.

Viaja por el mundo... ¡a través de la literatura!

Un viaje no sólo se realiza cuando se visita un lugar exótico o alejado de nuestro hogar, el placer del viaje radica en nuestra manera de mirar. En el momento que salimos de casa y abandonamos la rutina, los espacios conocidos y las obligaciones, dejamos de ser lo que éramos para convertirnos en otros, vivimos el presente apreciando cada momento; queremos ver las cosas, no oir hablar de ellas. En los trayectos todo se vive como si fuera la última vez.

El viaje depende más de una actitud mental, que del destino escogido

La actividad del viajero se ha vinculado siempre a la literatura debido a que, las vivencias del autor en los viajes reales, o su imaginación en los viajes ficticios, son plasmadas con gran dominio del lenguaje en sucesivas páginas, donde las descripciones, reflexiones y anécdotas, encuadradas en torno a un hilo conductor cronológico y espacial, cobran vida propia. El autor fomenta su creatividad estableciendo ambientes, personajes o situaciones y así el lector conoce qué hay más allá de lo rutinario.

Los libros de viajes aparecieron ya en la literatura antigua, comenzaba Homero trazando en la Odisea un fabuloso viaje, le siguieron obras como por ejemplo el Tratado de Andanzas y Viajes de Pedro Tafur en la Edad Media, El diario de los viajes de Colón durante el Siglo de Oro español, pero es en el siglo XVII con el movimiento Grand Tour cuando los relatos de viajes tuvieron un mayor auge. En la época de la Ilustración esta modalidad albergaba las formas de apuntes, diarios, memorias y cartas, como por ejemplo Las diez cartas de Jovellanos a Don Antonio Ponz donde los viajes reales eran narrados con una clara voluntad descriptiva, cuya finalidad era proporcionar información práctica sobre geografía, navegación, rutas comerciales, etc.

El viaje siempre es un descubrimiento.

El tiempo avanza y ya en el siglo XIX con la creación de nuevas infraestructuras, comienza lo que podríamos decir la antesala del turismo tal y como lo conocemos hoy, véase por ejemplo La casa de vapor, viaje a través de la India septentrional de Julio Verne, aunque tendremos que esperar al siglo XX para que la literatura de viajes alcance su máxima ebullición por el gran número de viajeros que recorren el mundo y que luego muestran a éste lo que ven en él.

Mientras que en los libros de viaje se habla de historia, cultura, costumbres, etc., en las guías de viajes se habla de lugares específicos seleccionados como los más representativos. Esto no quiere decir que las guías no aporten valor a la planificación de un viaje, yo las adoro, de hecho siempre utilizo las guía de Lonely Planet en papel porque me encanta subrayar, poner notas, marcadores, etc., pero en los libros de viaje, además de hablar de sitios concretos siempre se encuentra un cúmulo de anécdotas que unidas a las herramientas que nos proporciona la Literatura y la Historia, nos devuelven una gran sucesión de datos e ideas que nos llevan a conocer más profundamente esas rutas, ciudades o pueblos que tanto nos gusta recorrer cuando nos situamos sobre nuestras grandes compañeras de viaje.

Libros de viajes: Tierras imaginarias de los escritores.

Y por eso, en esta nueva sección hablaremos de literatura de viajes, de grandes viajeros, de libros de viajes aunque nunca se entrará a hacer la crítica literaria de libro alguno, simplemente se nombrará analizando lo que se muestra en él y en qué nos puede ayudar para planificar nuestro siguiente destino.

El objetivo es ampliar a través de la lectura, nuestro conocimiento de aquellos lugares que vamos a visitar y que gracias a otras personas que estuvieron allí antes y que escribieron sobre ello, nos darán la oportunidad de engrandecer y transformar nuestro conocimiento, pero siempre teniendo presente que cada uno tenemos una mirada y una forma de ver lo que hay a nuestro alrededor, como decía S. Johnson:

“Viajar sirve para ajustar la imaginación a la realidad, y para ver las cosas como son en vez de imaginar cómo serán”

La lectura sobre el futuro viaje actúa como la antesala en un gran salón de baile, es el inicio, la toma de contacto, pertenece a esa primera parte que junto al desplazamiento y al recuerdo posterior del mismo hacen que ese cambio de ubicación que comenzó físicamente cuando se cerró la puerta de casa, desajuste todos los sentidos para luego volver a reactivarse pero con un aprendizaje, ya que un viaje siempre alimenta y posiciona correctamente la iconografía del viajero influyendo en su mentalidad y personalidad.

Los libros de viajes nos permiten ver cosas que simplemente por una cuestión de tiempo en nuestras visitas no advertiríamos. Pensemos que estos no son libros de historia ni de geografía, ni webs repletas de rutas e imágenes, ni guías, estos libros van más allá, nos aportan alertas, intuiciones, reflexiones, detalles, etc., que nos situarán más cerca de la cultura y las personas del lugar elegido, pero teniendo claro que nada tiene que ver, leer sobre una ciudad, una ruta o un país desde el sillón de casa a sentirla en el propio lugar. Allí están las personas, su clima, su gastronomía, su arquitectura, su industria, es decir, su mundo.

Libros de viajes: Javier Reverte, un autor que no puede faltar.

No obstante no hay que olvidar que por mucho que leamos, veamos y estudiemos sobre los lugares que vayamos a visitar, un viaje siempre es un experimento, un ensayo, una aventura y de ahí que se sazone con el mejor de los condimentos: la sorpresa, sin olvidar que el viaje es un itinerario donde a cada instante su lugar y cada día su espacio.

Dice un proverbio árabe que Libros, caminos y días dan al hombre sabiduría, así que ahora que llega el periodo estival, qué mejor momento para estar acompañados de buenos libros de viajes.
Así que hoy, en nuestra estantería viajera situamos grandes clásicos de la literatura de viajes, como decía I.Calvino, “Los libros clásicos nunca terminan de decir lo que tienen que decir”.

Books&Moto: Libros de viajes para este verano.

LA ODISEA (Homero)
El autor describe las aventuras del gran viaje que realiza Ulises tras la finalización de la guerra de Troya. El relato épico se articula en dos grandes partes en cuanto a la temática se refiere, la primera, narra las aventuras del viaje de Ulises hasta llegar a Itaca y una segunda parte donde se relata fundamentalmente los sucesos acontecidos para recuperación de su palacio y su familia.

EL LIBRO DE LAS MARAVILLAS DEL MUNDO (Marco Polo)
Fue la primera obra de occidente que describió de forma sistemática el mundo oriental. El libro relata las memorias de este mercader veneciano a su paso por lo que hoy es Thailandia, Japón, Java, Vietnam, Sri Lanka, Tíbet, India, Birmania y fundamentalmente China ya que fue un lugar donde residió gracias al cargo ofrecido por el emperador mongol Kublai Kan.

ÉBANO (R.Kapuscinski)
El gran periodista se sumerge en el continente africano para contar el mundo de las guerras y revoluciones de este continente que como él decía, es demasiado grande para poderlo describir. Pero también deja plasmada la vida de esas personas que luchan por sobrevivir día tras día.

EN LA PATAGONIA (Bruce Chatwin)
El autor relata la aventuras y desventuras que se encuentra a lo largo de seis meses en un viaje que realiza por Argentina y Chile. Describiendo todo lo que ve, muestra un gran listado de personajes donde nos cuenta sus miedos, alegrías, emociones, etc.

LOS VIAJES DE JÚPITER (Ted Simon)
A través de sus 126.000 km por cuarenta y cinco países, el autor nos narra sus aventuras a través de selvas, montañas, desiertos, etc., mostrando de una forma clara, sencilla y nada usual, no sólo su viaje en moto, sino también un viaje dentro de sí mismo.

OPERACIÓN IMPALA (Manolo Maristany)
Lo que iba a comenzar como un viaje de amigos se convirtió en la mejor campaña publicitaria para la fábrica Montesa y su modelo Impala. Durante cien días recorrieron 20.000 kilometros, desde Ciudad del Cabo hasta Túnez, pasando por Johannesburgo, las Cataratas Victoria, Nairobi, el Lago Victoria, el Desierto de Nubia y las Pirámides de Giza.

Gema de los Reyes es Licenciada en Derecho y Filología y autora del blog viajandoconmicamara.com

Compartir

Quique Arenas

Director de Motoviajeros, durante más de 25 años, en sus viajes por España, Europa y Sudamérica acumula miles de kilómetros e infinidad de vivencias en moto. Primer socio de honor de la Asociación Española de Mototurismo (AEMOTUR), embajador de Ruralka on Road y autor del libro 'Amazigh, en moto hasta el desierto' (Ed. Celya, 2016) // Ver libro

No hay comentarios hasta el momento.

Ser primero en dejar comentarios a continuación.

Deja un comentario

CLOSE
CLOSE