Colombres, capital de las motos clásicas Colombres, capital de las motos clásicas
FacebookTwitterWhatsAppEmailMasFacebookTwitterWhatsAppEmailMas Sentarme a escribir un artículo sobre los eventos que organiza el Moto Club Indianos es algo que temo. ¿Por qué? Bueno, en primer... Colombres, capital de las motos clásicas

El motoclub Indianos organiza los eventos de Colombres.

Sentarme a escribir un artículo sobre los eventos que organiza el Moto Club Indianos es algo que temo. ¿Por qué? Bueno, en primer lugar porque soy consciente de mi falta de talento para hacerles justicia y segundo la responsabilidad de hacerlo bien añade dificultad a algo de por si complicado. No soy escritor profesional y mi estilo puede hacer que el lector se canse rápidamente, así que por favor, resiste un poco más. Prometo hacerlo lo mejor que pueda.

III RALLY NORTE DE ESPAÑA

Comencemos por mi favorito, el Rally del Norte de España. Hace tres años este evento empezó como un experimento. ¿Qué pasaría si durante unos días explorásemos fuera de la zona de Picos de Europa? El resultado no pudo ser mejor, lo pasamos tan bien que todas nuestras dudas se despejaron de inmediato y actualmente la prueba está firmemente consolidada en nuestro calendario.
Tras haber realizado la inscripción la tarde anterior, el lunes 30 de septiembre nos pusimos en marcha desde la plaza de Colombres para dirigirnos a la otra punta de la provincia, disfrutando de un precioso itinerario (comida a media ruta incluida), para llegar al que sería nuestro alojamiento para las próximas seis jornadas. El MC Indianos se encargó de transportar nuestro equipaje de modo que rodamos confortablemente.

Parador Cangas de Narcea.
Para esta tercera edición regresamos a nuestro ‘campamento base’, el suntuoso Parador Nacional de Corias en Cangas de Narcea. Puede que me esté haciendo viejo pero me encanta disponer de una buena cama tras un completo día en moto. Este local nos ofrece la posibilidad de compartir mesa para el desayuno y la cena, lo cual ayuda a hacer nuevos amigo y ponerse al día con los viejos camaradas.
Una vez en destino, es el momento de aparcar las motos en la zona video vigilada que nos ofrecen en el parking del Parador (existe opción de utilizar el subterráneo si se prefiere) y directos a nuestras lujosas habitaciones para la bien merecida ducha, antes de bajar a disfrutar de la deliciosa cena que nos espera.
Por delante tenemos cinco días de rutas para recrearse en este paraíso motero lleno de solitarias carreteras de primera clase. El plan es muy sencillo, cada día, a las diez de la mañana, cargados de energía tras un completo desayuno buffet, los motores cobran vida y nuestros ánimos reviven. Los comisarios nos dan la señal y ¡allá vamos! Con la emoción de rodar por nuevas carreteras nos servimos de los rutómetros para navegar por lo desconocido, pero no te preocupes, los organizadores han instalado flechas en los cruces para aquellos que se desorientan con facilidad.
En estos eventos clásicos, todo tipo de motos y estilos de conducción están representados, así pues, cada cual decide como rodar. Puedes hacerlo en solitario, con tu grupo de amigos o simplemente seguir aquella preciosa moto sólo por el placer de contemplarla, no importa. Tienes tu rutómetro, las flechas y ninguna prisa por llegar. Conoces de antemano el lugar dónde se servirá la comida en ruta y siempre hay en abundancia (te lo puedo asegurar) así que tu mayor preocupación es pasarlo bien de principio a fin.

Parador Cangas de Narcea.

Aquí estamos tratando con motos clásicas y por tanto no es raro que surjan problemas de cuando en cuando, pero eso no debes preocuparte, el MC Indianos está aquí de nuevo para echar un capote. Una furgoneta de rescate seguirá la ruta, y si una reparación sobre la marcha no es posible, te recogerán a ti y a tu moto. Habiendo pasado por la experiencia, puedo decirte que a pesar de no poderse comparar a terminar la ruta en moto, al menos no perderás el día, podrás comer con tus amigos y tomar unas cervezas por el camino.
Este año exploramos la zona a conciencia, pasando por los lugares más interesantes y marcando en nuestra cuenta las mejores cumbres que estos parajes nos ofrecen. No estamos en Picos de Europa pero si haces las cuentas te sorprenderás con el desnivel acumulado de este Rally.

Colombres.
La ruta de hoy ha terminado, pero no así la diversión. Momento ahora para refrescarse, tomar algo antes de la cena o bajar al parking para ayudar en las reparaciones que algunos compañeros tendrán que hacer si quieren salir mañana. Un paseo por el Parador puede ser otra buena opción si te apetece. Una fantástica biblioteca, unos cautivadores corredores, lujosos salones donde relajarse e incluso una excavación arqueológica en el sótano. Por cierto, hay un Spa pero yo no te he dicho nada ¿ok?
Uno de mis momentos favoritos es la cena, todos los participantes en animada conversación sobre la ruta completada, haciendo nuevos amigos y por supuesto gastando bromas.
El tiempo vuela cuando lo pasas bien y seis días pasan rápidamente. Es el momento de hacer la maleta y dejarla en la recepción para que los chicos de la furgoneta la recojan, pues hoy, volvemos a Colombres para el gran Rally. Allí nos despediremos de algunos compañeros y saludaremos a los que han venido para la segunda parte de la fiesta del MC Indianos.

Colombres.

VIII RALLY INTERNACIONAL DE MOTOS CLÁSICAS DE COLOMBRES

La mera existencia del Moto Club Indianos se debe a este evento. En 2012 aceptaron el desafío de recuperar esta mítica cita del calendario clásico y durante ocho años han estado trabajando duro para hacer de ella el evento al que todos queremos acudir. Sin asistir a ferias internacionales y con poca publicidad han logrado situar a Colombres al máximo nivel. El éxito se debe a la excelente organización, la cuidadosa y variada selección de rutas y la relación calidad precio ofrecida. Es por ello que el boca a boca está funcionando tan bien, siendo habitual ver a veteranos asistentes acompañados por nuevos amigos al año siguiente.
Aunque los organizadores son grandes apasionados de las clásicas, la clave reside en la experiencia empresarial de la familia de Amable quienes han conseguido, con mucho esfuerzo, reunir a autoridades locales, empresarios y sobre todo han logrado el apoyo del público que premia con su masiva asistencia la buena labor realizada.
A su alrededor un grupo de incansables voluntarios se esfuerzan cada año para asegurarse que disfrutas de la experiencia. Se enorgullecen de formar parte de la familia de Colombres y esto es algo que notarás de inmediato.

Colombres.
Cuando piensas en hacer turismo en moto clásica sabes que es arriesgado. No importa lo bien que estas motos hayan sido restauradas o reconstruidas, estas venerables ancianas suelen romper. Puedes rodar con amigos, contratar un servicio de asistencia extra y llevar un montón de repuestos contigo, pero a veces, la mejor opción es unirse a un evento bien organizado como este. Conocerás gente con la misma afición, verás montones de estupendas motos y los lugareños te mostrarán las mejores rutas. Teniendo el alojamiento, desayuno y comida incluidos en el trato sólo necesitas llevar un poco de dinero para las paradas al café.
El excelente y bien probado formato de rutómetros junto con las flechas de dirección en los cruces aseguran una jornada libre de estrés y por si fuera poco, una furgoneta de rescate estará allí para ayudarte.
Programado sabiamente para el mes de octubre nos ofrece la oportunidad de rodar por carreteras desiertas de tráfico y si una semana te parece poco, este evento encaja a la perfección con el Rally del Norte con lo que extenderás tu aventura hasta unos inolvidables quince días.
El límite de admisiones es 1988 lo que ofrece un amplio abanico de motos desde las más veteranas británicas, pasando por clásicas japonesas y cómo no, la nutrida participación de modelos nacionales.

Colombres.
Colombres representa el culmen del la villa clásica, lo que la convierte en el marco ideal para esta prueba. Su localización al pie de los Picos de Europa es inmejorable. Incluso la plaza (antiguo mercado de ganado) tiene la forma perfecta para exponer nuestras joyas para admiración pública.
Desde este idílico lugar arrancan las rutas diarias de más de 150 km, por bien asfaltadas y pintorescas carreteras, solitarias e ideales para moto clásica. Los Picos de Europa ofrecen algunas de las mejores rutas no solo de España si no de Europa y esto lo saben muy bien los amigos extranjeros que acuden en gran número cada año.
Uno de los momentos favoritos es la ‘Espicha’ que se celebra en el polideportivo el jueves noche, donde todos los participantes nos reunimos para degustar de manera gratuita productos locales en abundancia. Al día siguiente se celebran, no una, sino dos rutas, la habitual y la exitosa prueba de las 300 Millas para los más audaces. El fin de semana es la guinda del pastel con la subida en cuesta 12+1 Bustio Colombres, el Motocross y el mercadillo clásico. No se puede pedir más. Pero déjame contarte con más detalle cada uno de estos eventos.

Colombres.
Las 300 Millas es una prueba que desafía a piloto y montura por igual. Quinientos kilómetros por Picos de Europa con la única ayuda de rutómetros y teniendo que llegar a tiempo a tres controles sorpresa que aseguran que todo el mundo sigue la ruta. Es un reto que no todo el mundo quiere afrontar, pero si eres de los que disfrutas consiguiendo metas difíciles, esta prueba es sin duda para ti. Este año la prueba ha gozado del estatus de independiente (no era necesario participar en el rally), lo cual ha permitido una mayor asistencia y como suele decirse, cuantos más mejor.

La subida en cuesta 12+1 Bustio-Colombres es para muchos el momento álgido del fin de semana y este año, en su séptima edición, MC Indianos ha tirado la casa por la ventana ofreciendo a los pilotos participantes la inscripción gratuita en un esfuerzo más por mantener viva la última subida en cuesta del país. Nuevamente se ha logrado un gran éxito reuniendo a pilotos de primer nivel que no quisieron perderse la ocasión de compartir pista con el gran campeón Carlos Cardús quien, como invitado de honor del moto club, nos hizo el honor de abrir la prueba en su mítica Honda NSR 250cc. El público por su parte valoró el esfuerzo acudiendo en gran número a Colombres para brindar el calor que estos pilotos buscan como única recompensa a sus sacrificios.

Carlos Cardús.
El mercadillo de recambios clásicos, uno de los pocos que lamentablemente van quedando, resiste la dura competencia de internet y nos permite volver a vivir aquella relación directa entre vendedor y comprador dónde la mercancía es algo tangible y no una pequeña foto en una pantalla. Allí también pudimos contemplar una exposición de motos que despertó mucho interés por lo exótico de las piezas mostradas.

Y finalmente el Motocross clásico que se celebró por sexto año consecutivo, lo que convierte esta prueba en todo un imprescindible de Colombres. Los domingos ya no serían lo mismo sin este espectáculo que con tanta pasión se revive aquí, en una provincia donde este deporte rozó las más altas cotas y donde el olor a tierra y gasolina están tan arraigados. A la fiesta se unen pilotos venidos de toda España dando lugar a bonitos reencuentros entre antiguos rivales y por encima de todo amigos. Entre los espectadores encontramos todo un elenco de ex-pilotos campeones de España como José Ángel Mendivil, Domingo Gris, Jesús Saiz y otros pilotos pioneros de la época como José María Saiz “Titín” y Joan Cross.

Motocross clásico.
No podría faltar una prueba para los más pequeños. La carrera de correpasillos siempre es un entrañable momento del que disfrutar en la plaza de Colombres en un ambiente familiar sin igual. No podrás evitar una sonrisa viendo a estos futuros campeones saludando a sus padres al pasar.
Creo haberte contado todo lo que necesitas saber, así pues, si esto se asemeja a tu tipo de evento de turismo clásico y quieres disfrutar de estas espectaculares carreteras con una red de seguridad y una buena organización, el Rally de Colombres es para ti. No olvides registrarte con tiempo para evitar la decepción de quedarte fuera (las plazas son limitadas). Nos vemos allí.

Texto y fotos: SlowRider.-

Quique Arenas

Director de Motoviajeros, durante más de 20 años, en sus viajes por España, Europa y Sudamérica acumula miles de kilómetros e infinidad de vivencias en moto. Primer socio de honor de la Asociación Española de Mototurismo (AEMOTUR), embajador de Ruralka on Road y autor del libro 'Amazigh, en moto hasta el desierto' (Ed. Celya, 2016) // Ver libro

No hay comentarios hasta el momento.

Ser primero en dejar comentarios a continuación.

Deja un comentario

CLOSE
CLOSE