Cierra el Ace Café Barcelona Cierra el Ace Café Barcelona
El Ace Café Barcelona cierra sus puertas. Apenas cuatro años después de su inauguración, el mítico punto de encuentro del motor ubicado en L’Hospitalet... Cierra el Ace Café Barcelona

El Ace Café Barcelona cierra sus puertas. Apenas cuatro años después de su inauguración, el mítico punto de encuentro del motor ubicado en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) anunciaba hoy domingo en sus redes sociales la imposibilidad de continuar por culpa del coronavirus.

“Os queremos dar las gracias a tod@s los clientes, amigos, proveedores… por estos 3 años de momentos inolvidables, risas, cafés, comidas, concentraciones, eventos…. tantas historias…
Con el denominador común del amor al mundo del motor que siempre nos unió. Ha sido un proyecto que con ilusión y mucho esfuerzo hemos sacado adelante, pero que sin vosotros hubiera sido imposible. A pesar del esfuerzo realizado por parte de todos, las circunstancias provocadas por el Covid 19 han podido con nosotros y con toda la pena del mundo lamentamos comunicaros que el Ace Café Barcelona no volverá a abrir sus puertas. Hasta siempre y con mucho gas a la vida”, ha sido el mensaje transmitido a través de las redes sociales del Ace Café BCN, si bien, deja cierto lugar a la esperanza con un “Suspendemos temporalmente nuestra actividad, hasta pronto”.

Parking del Ace Café Barcelona.

Desde su puesta en marcha, el Ace Cafe Barcelona ha sido fiel a sus señas de identidad: ideado, diseñado y construido por y para aficionados del mundo del motor, se convirtió en un fantástico punto de reunión para todos los aficionados a las motocicletas, los coches y el rock n ‘roll, sirviendo de escenario para quedadas de amigos y grupos de apasionados del motor.

Historia del Ace Cafe londinense

El primer Ace Cafe fue fundado en 1938 en la entonces North Circular Road que rodeaba Londres. Se trataba de un simple café de carretera destinado a dar servicio a los viajeros, en particular a los camioneros. Debido a su proximidad a la red de carreteras rápidas de Gran Bretaña, y al hecho de estar abierto las 24 horas, el establecimiento atrajo en poco tiempo también a los motociclistas. A partir de ahí, el resto ya es historia.

Desde Motoviajeros agradecemos los esfuerzos por contribuir a la promoción de la moto y fomentar las reuniones de amigos, de las que hemos formado parte, y deseamos que la esencia del Ace Café BCN perdure entre cuantos nos dimos cita en las instalaciones de este fantástico templo del motor. Ojalá que el cierre del Ace Café sea solamente temporal y podamos volver a disfrutar en un futuro no muy lejano con unas instalaciones que han calado hondo en todos los amantes de los coches, las motos y la buena música.

Quique Arenas.-

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Os queremos dar las gracias a tod@s los clientes, amigos, proveedores… por estos 3 años de momentos inolvidables, risas, cafés, comidas, concentraciones, eventos…. tantas historias… Con el denominador común del amor al mundo del motor que siempre nos unió. Ha sido un proyecto que con ilusión y mucho esfuerzo hemos sacado adelante, pero que sin vosotros hubiera sido imposible. A pesar del esfuerzo realizado por parte de todos, las circunstancias provocadas por el Covid 19 han podido con nosotros y con toda la pena del mundo lamentamos comunicaros que el Ace Café Barcelona no volverá a abrir sus puertas. Hasta siempre y con mucho gas a la vida. 🏍♣️🏍 • • • #acecafebarcelona #acecafe #caferacer #alltogether #the_end #covid #fuckcovid #covid19

Una publicación compartida de Ace Cafe Barcelona (@acecafebarcelona) el

Compartir

Quique Arenas

Director de Motoviajeros, durante más de 25 años, en sus viajes por España, Europa y Sudamérica acumula miles de kilómetros e infinidad de vivencias en moto. Primer socio de honor de la Asociación Española de Mototurismo (AEMOTUR), embajador de Ruralka on Road y autor del libro 'Amazigh, en moto hasta el desierto' (Ed. Celya, 2016) // Ver libro

No hay comentarios hasta el momento.

Ser primero en dejar comentarios a continuación.

Deja un comentario

CLOSE
CLOSE