¿Y si la solución al coronavirus fuera el ‘casco cuarentena’? ¿Y si la solución al coronavirus fuera el ‘casco cuarentena’?
El motoviajero argentino Emilio Scotto ha lanzando un mensaje a través de sus redes sociales dirigido “a todos los gobernantes y países del mundo”... ¿Y si la solución al coronavirus fuera el ‘casco cuarentena’?

El motoviajero argentino Emilio Scotto ha lanzando un mensaje a través de sus redes sociales dirigido “a todos los gobernantes y países del mundo” para proteger a la raza humana del coronavirus, y ha sorprendido presentando una posible solución para combatir el coronavirus y evitar los contagios. Scotto ha lanzado una idea: la fabricación de un casco integral, de plástico transparente, que cubra toda la cabeza y el rostro para protegernos del Covid-19, al que ha bautizado con el nombre de casco cuarentena. 

 

“El casco salva vidas; pero el casco de motos tiene que estar ajustado, no es cómodo y está fabricado con un material especial para protegernos de golpes”. Partiendo de esta base, Emilio Scotto ha diseñado junto con su esposa Mónica un casco “transparente, de plástico duro, resina… los fabricantes sabrán; de una sola pieza y liso, tremendamente fácil de limpiar cuando llegamos a la fábrica y volvemos a casa”.

Así actúa el casco cuarentena

El argentino ha ejemplificado el aspecto que podría presentar el “casco cuarentena”: con “trompa” (una mentonera muy pronunciada) que permita comer, beber, hablar y realizar actividades básicas sin necesidad de quitarnos el casco.

El casco cuarentena diseñado por Emilio Scotto.

En cuanto al coste, también ha lanzado una consideración: “solo hay que hacer los moldes en cuatro o cinco medidas y distribuirlos en lugares especiales”. Si se fabrican millones de cascos, los costes de producción se abaratarían considerablemente. En el caso de Argentina, el cálculo sobre 20 millones de personas podría ser de 750 millones de dólares, “una inversión mínima si hace que la economía se ponga en marcha de nuevo”; un argumento que traslada a los presidentes de España, México y Brasil.

El argentino señala que estamos ante un problema mundial. “Lo estamos resolviendo con barbijos [mascarillas]”. “Todos sabemos que es una curita para una gran herida”, y además “tenemos que comprar grandes cantidades y titarlos todos los días”, lo que representa un considerable gasto para los usuarios. También descarta otras soluciones que se han improvisado, como las pantallas de plástico.

El casco cuarentena diseñado por Emilio Scotto.

El coronavirus se transmite principalmente a través de gotículas respiratorias expulsadas por una persona infectada cuando tose, estornuda o habla. Esas gotitas son demasiado pesadas para flotar en el aire y caen rápidamente sobre el suelo u otra superficie. Por ello, “lo más importante es que la cabeza esté lo más protegida posible; el mundo va a ser otro y tenemos que pensar en medidas definitivas. El casco cuarentena nos permite volver a nuestras vidas”, concluye Scotto.

Emilio Scotto está considerado uno de los viajeros más importantes de la Historia. Con 280 países visitados a lo largo de su vida, su vuelta al mundo en moto con la “Princesa Negra” durante 10 años figura en el libro Guiness de los Récords.

Quique Arenas.-

Compartir

Quique Arenas

Director de Motoviajeros, durante más de 25 años, en sus viajes por España, Europa y Sudamérica acumula miles de kilómetros e infinidad de vivencias en moto. Primer socio de honor de la Asociación Española de Mototurismo (AEMOTUR), embajador de Ruralka on Road y autor del libro 'Amazigh, en moto hasta el desierto' (Ed. Celya, 2016) // Ver libro

No hay comentarios hasta el momento.

Ser primero en dejar comentarios a continuación.

Deja un comentario

CLOSE
CLOSE