La importancia de la puesta a punto de la moto La importancia de la puesta a punto de la moto
FacebookTwitterWhatsAppEmailMasFacebookTwitterWhatsAppEmailMas Poner una moto a punto no es más que modificar sus partes móviles en su medida necesaria para que el conductor obtenga el... La importancia de la puesta a punto de la moto

La importancia de la puesta a punto de la moto.

Poner una moto a punto no es más que modificar sus partes móviles en su medida necesaria para que el conductor obtenga el máximo control y consega la conducción más efectiva. En ese sentido, todas las motos, sean estándar o de competición, se entregan al conductor o piloto con un set-up neutro. Por tanto, lo más probable, y para que la moto se comporte con más precisión e intuición, habrá que realizar algunos ajustes para adaptarse a cada conductor, porque ningún conductor es igual a otro. Antes de cambiar el set-up de una moto hay que tener claras unas pautas elementales, ya que si se realiza sin ninguna guía previa, es muy probable que el comportamiento empeore. En la puesta a punto intervienen distintos elementos que hay que regular por separado dentro del mismo conjunto denominado chasis o parte ciclo, pero que se complementan irremediablemente, y ahí está lo complicado, encontrar el equilibrio. Separaremos estas áreas en tres temáticas: geometría, suspensiones y neumáticos.

¿Cuáles son los síntomas que os pondrán alerta de una puesta a punto errónea? Cuando os deis cuenta de que a vuestra moto le cuesta girar, se mueve la dirección al acelerar o simplemente no responde a las órdenes que le estáis dando, algo no está en su sitio.

La geometría de la moto
La geometría de la moto influye en la transferencia de pesos y, por tanto, es la encargada de que la moto gire, se levante y acelere correctamente, y sus variables son la distancia entre ejes, altura sobre el suelo, ángulo de dirección, avance y en algunas motos de competición, la altura y longitud de la posición del motor. El efecto giroscópico es el efecto físico que permite a la moto mantenerse en equilibrio mientras está en marcha, cuando la moto se inclina en los giros se rompe ese efecto y para contrarrestarlo, todas las masas en movimiento tienen que ser las menores posibles ya que en función de la velocidad, la tendencia a no querer girar aumenta considerablemente. La física nos dice que cuanto más peso interfiramos hacia la rueda delantera, más capacidad de dirección y mayor capacidad de giro tendrá la moto, ya que al frenar, se acorta la distancia de la horquilla, y en consecuencia, la distancia entre ejes. Aunque eso tiene un límite, ya que si la cargamos demasiado, la rueda trasera perderá tracción y es probable que el neumático delantero sufra demasiada carga y por tanto pérdida de efectividad y adherencia.

La menor distancia entre ejes, causado por el ángulo de dirección, menor avance, y la regulación de la rueda en el basculante, también provoca que la moto sea más fácil de maniobrar, pero si os pasáis podéis provocar que la moto se vuelva extremadamente nerviosa. Por otro lado, si alargamos la distancia de la moto se volverá más estable a mayor velocidad, pero perderá capacidad de giro. Un buen compromiso entre la parte delantera y la trasera es un reparto de pesos de 50%/50% en reposo, es decir parada. En cuanto la moto se mueva este reparto se va a modificar en función de cómo están reguladas las suspensiones, ya que el peso se puede transferir más rápidamente o menos y en más o menos ángulo, dependiendo de la dureza de los muelles o las regulaciones de los hidráulicos.

(continuará…)

Conti-moto-blog.

Quique Arenas

Director de Motoviajeros, durante más de 20 años, en sus viajes por España, Europa y Sudamérica acumula miles de kilómetros e infinidad de vivencias en moto. Primer socio de honor de la Asociación Española de Mototurismo (AEMOTUR), embajador de Ruralka on Road y autor del libro 'Amazigh, en moto hasta el desierto' (Ed. Celya, 2016) // Ver libro

No hay comentarios hasta el momento.

Ser primero en dejar comentarios a continuación.

Deja un comentario

CLOSE
CLOSE